¿Árboles frutales en tu huerta urbana?

Si bien los cultivos de frutales se relacionan con grandes superficies, vamos a ver que podemos tener un árbol frutal en casa en forma sencilla para consumir sus deliciosos frutos,  y disfrutar sus colores y aromas todo el año.

Limonero 4 estaciones

Limonero de 2 años 4 estaciones

Mandarino de 4 años en cantero de 100 litros

Mandarino de 4 años en cantero de 100 litros

Los árboles frutales al igual que otros cultivos requieren cuidados contra plagas, otras plantas que compiten por los nutrientes (las que comúnmente denominamos yuyos o malezas) y un seguimiento periódico. ¡Si nos enfocamos en todos estos aspectos, obtendremos una buena producción de frutos con un sabor inigualable!

Qué necesitamos tener en cuenta:

Maceta: es muy importante tener en cuenta el tamaño de maceta que utilizaremos, cuanto más grande sea, mejor se desarrollará nuestro frutal. Debe presentar varios orificios en el fondo, generalmente recubierto con una malla, para que no se pierda sustrato, el cual facilitara el drenaje. Aconsejamos al menos 50 litros de volumen (en algunas variedades es necesario un tamaño mayor).

 

Sustrato: Necesitamos una capa de 3 cm de leca o piedra en el fondo el cual facilitará el drenaje, luego agregaremos en partes iguales tierra negra, compost, arena/perlita y resaca. Acá podés ver nuestra receta para un sustrato ideal.

Luz: la mayoría de los frutales crecen y se desarrollan mejor cuando se encuentran expuestos a mayores lapsos de luz solar (al menos 5 o 6 horas de sol directo).  A no desesperar si el lugar que elegiste no tiene esta cantidad de horas de sol, ya que al ser una maceta podes ir moviéndolo para cumplir con este requisito (para lo cual te recomendamos colocar ruedas o ir al gimnasio J ).

Agua: muchos de los cultivos frutales que no prosperan son debido a un riego insuficiente o excesivo, por lo que deben ser regados sólo cuando sea necesario y tener un buen drenaje para los excesos de agua (de ahí la importancia de un buen sustrato).  La frecuencia de riego depende de muchas variables, pero fundamentalmente la temperatura. Se debe regar la tierra cuando al tacto está seca y no se siente húmeda (en verano puede llegar a ser diariamente).

Fertilizantes: Una o dos veces por año debemos añadir una capa de compost (idealmente al comienzo del otoño y la primavera). También se pueden conseguir algunos fertilizantes orgánicos que son útiles para momentos determinados, como la floración o la fructificación.

Poda: La poda de ramas sirve para estimular el crecimiento, ramificación y una copa más grande. Además, mediante la poda controlamos y dirigimos el crecimiento del árbol.

Fructificación: Los frutales darán frutos en macetas cuando alcancen la madurez (al menos 3 o 4 años), presenten un buen tamaño, y los ayudemos con buenos cuidados.  El tamaño de los frutos será proporcional al tamaño de la planta, es decir al volúmen de su maceta.

 

One thought on “¿Árboles frutales en tu huerta urbana?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *