Hacer Compost en Casa

La importancia del compostaje domiciliario se puede resumir en dos breves oraciones. Los habitantes del Area Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) generamos 17000 toneladas diarias de basura. Si compostamos los residuos orgánicos, podemos reducir en un 50% esa cifra. ¡Si a eso le sumamos que reciclando cartón, papel, metal y vidrio reducimos aún más, estamos hablando de que podemos reducir en casi un 80% el volúmen de desechos que terminan en un basural! Ahora bien, todos hablamos de reciclaje y compostaje… pero ¿Sabemos qué es y cómo se hace?

¿Qué es el compost?

Es el producto que se obtiene de la descomposición de materiales orgánicos, es decir, que forman o formaron parte de seres vivos, por parte de bacterias y otros microorganismos (también pueden participar lombrices, caracoles, milpiés, etc.). En este proceso de degradación biológica, los microorganismos degradan la materia orgánica, transformando moléculas orgánicas en inorgánicas (se vuelven inmediatamente disponibles para las plantas).

Hay que destacar que éste proceso ocurre también de forma lenta pero continua en la naturaleza, donde hay un recambio cíclico de la materia. Al compostar en casa, se intenta reproducir en forma parcial y a escala los procesos que se dan en la naturaleza, en condiciones controladas que recrean, favorecen y, en ocasiones, aceleran la generación del humus.

¿Cómo se hace?

Se puede compostar en sistemas abiertos (grandes pilas de compost) o composteras domésticas. En cualquier caso, éstos son algunos de los elementos que recomendamos compostar, y los que no:

Elementos recomendados y no recomendados para hacer compostaje.

Dentro de los elementos recomendados se pueden ver algunos restos húmedos (en verde) y otros secos (en marrón). Es muy importante mantener un balance para evitar malos olores; normalmente agregamos 3 partes de húmedos por cada parte de seco. El tiempo de compostaje varía según las condiciones ambientales, del proceso y los materiales utilizados. Desde el inicio hasta la obtención de un compost maduro, pueden pasar entre 4 y 6 meses.

Para darte cuenta si tu compost está listo para usarse, podés fijarte en estos indicadores:

•  Color y aspecto: debe tener una coloración entre marrón oscuro y negro. No deben reconocerse los restos iniciales (salvo algún trozo de material duro como cáscara de huevo o madera).

•  Olor: Debe oler a tierra húmeda, sin mal olor.

•  Humedad: Para chequear la humedad tomá un puñado de compost del cajón y apretalo en tu puño. Si la humedad es la correcta se quedará unido igual que la tierra.

•  Temperatura: Debe ser igual a la temperatura ambiente. Si es más elevada, todavía está inmaduro. Para chequearlo acercá tu mano al compost.

La ecuación del compostaje.

¿Para qué sirve?

El compostaje doméstico recicla materiales orgánicos biodegradables y reduce el volumen de los residuos domésticos, generando un impacto positivo en el medioambiente. Además, la utilización de compost en la huerta:

• Mejora las propiedades físicas del suelo (estructura, porosidad y densidad) favoreciendo el crecimiento de raíces y la absorción de nutrientes.

• Aumenta el poder de retención de la humedad del suelo.

• Aporta microorganismos capaces de transformar los materiales insolubles del suelo en alimento para las plantas.

• Regula la temperatura del suelo o sustrato.

• Ofrece mayor protección contra la erosión.

Por todo esto, al utilizar compost aumentás el rendimiento de los cultivos.

 

One thought on “Hacer Compost en Casa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *