Todo sobre las coles (parte I)

Llegó el cambio de temporada y hay que decidir que queremos tener en la huerta para poder saborear una deliciosa comida casera, orgánica y libre de agroquímicos, con mucho mejor gusto que si compráramos los ingredientes en la verdulería o el supermercado. Los invito a plantar hortalizas de invierno, que son bastantes voluminosas, por lo que nos brindaran saciedad y ganas de invitar a los amigos a que prueben nuestras cosechas de la huerta.

¿Qué son las coles?

Son hortalizas de la familia Brasicáseas o también conocidas anteriormente como Crucíferas (debido a la forma en cruz de sus flores). Dentro de las cuales podemos encontrar:

  • Repollo (blanco o morado)
  • Repollitos de brúselas
  • Bok Choy (también conocido como repollo chino)
  • Brócoli (cualquier tipo)
  • Coliflor
  • Kale (o col crespa)
  • Rúcula
  • Rabanito

Estos cultivos se consideraron durante la época romana y griega como alimentos medicinales suplantando incluso al ajo, ya que varios estudios demostraron una valiosa importancia en el consumo para combatir enfermedades y prevenir el cáncer. Son muy ricas en Vitamina C y se pueden consumir frescos, cocidos o en preparados fermentados (por ej: chucrut). Además son ricas en Vitamina B, que ayuda al sistema nervioso y poseen mucho Boro (ayuda a mantener fuertes los huesos).

Arriba: Kale, Bok Choy, Rúcula salvaje Abajo: Brócoli, Col de Bruselas, Coliflor

Arriba: Kale, Bok Choy, Rúcula salvaje
Abajo: Brócoli, Col de Bruselas, Coliflor

¡Qué Rico! ¿Cuándo los cultivo?

Generalmente la temporada de cultivo de las coles se extiende desde marzo hasta septiembre, variando un poco, según la especie y además si es un cultivo de periodo corto como la rúcula y el rabanito, o de periodo un poco más largo como el brócoli o repollo. Es muy importante tener en cuenta que a la hora de pensar en los cultivos de otoño/invierno hay que ser concientes de que venimos de una temporada veraniega con cultivos muy exigentes en nutrientes como tomate, berenjena o pimientos,  por lo que debemos abonar el suelo o sustrato para que valga la pena la cosecha. Además al pensar que casi todos estos cultivos son por lo general cultivos verdes  de hoja, es preferible abonos con buenos contenidos de nitrógeno.

TIP: Si cultivamos en suelo, conviene layar los bancales una vez que cosechamos todos los cultivos de primavera/verano y añadir compost o algún fertilizante orgánico.

¿Cómo los cultivo?

Podemos separar en dos grupos la siembra de las coles. Por un lado aquellos que se siembran de forma directa en el suelo o cantero dónde van a pasar toda la temporada, y por otro lado aquellos que se siembran en almácigo y posteriormente se trasplantan.

Siembra directa: es el caso de la rúcula y el rabanito. Se siembran a chorrillo (hacemos un surco en línea recta y se van tirando semillas a 1 o 2 cms de distancia) .

Siembra en almácigo: Se recomienda para las de ciclo más largo como brócoli, coliflor y repollo. Para tener mejores resultados, colocamos 2 o 3 semillas por alvéolo de almacigo (cada unidad). Cuando los plantines tienen 4 pares de hojas verdaderas se podrán trasplantar al lugar definitivo (entre 30 y 60 días dependiendo de las condiciones) dejando una separación de al menos 30 cm entre plantas.

TIP: Si cultivamos en maceta o cantero debemos tener en cuenta el volúmen total, de al menos 10/15 litros para obtener buenos resultados.

¡Hora de meter manos a la tierra, y arrancar con estos cultivos que van a llenar nuestros platos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *